La semana pasada tuvo lugar en el CTFC la reunión de inicio del proyecto Life Alnus, centrado en mejorar la evolución de las alisedas mediterráneas. El objetivo es invertir la regresión y la degradación de esta especie en Cataluña, por medio de acciones que se puedan aplicar más adelante a nivel mediterráneo.

Para ello, se trabajará en tres zonas piloto: las cuencas del Besós, del Alt Ter y del Alto Segre. Estos espacios incluyen 24 Zonas de Especial Conservación (ZEC) y un 45% de la distribución regional del hábitat del aliso.

Las acciones están planteadas para conseguir el máximo impacto con el mínimo coste, dejando que el hábitat se reorganice por sí mismo a través de actuaciones clave. Se tendrán en cuenta las problemáticas específicas de cada zona: la desaparición de los grandes bosques, la regulación hidrológica o la reintroducción del hábitat en zonas sobreexplotadas, entre otros.

Imatge d'una verneda

Por primera vez se acordará con una central hidroeléctrica la liberación del caudal necesario para hacer subir el nivel freático y mejorar el estado de conservación de algunas zonas de ribera concretas.

Els socis del projecte en acabar la reunió

Life Alnus es un proyecto LIFE Nature & Biodiversity, y tiene una duración de cuatro años, hasta el mes de junio de 2021. Son socios del proyecto el CTFC (coordinador del proyecto), la Agència Catalana de l’Aigua, la Fundació Universitària Balmes – CERM – Uvic- UCC (a través del Centre d’Estudis del Rius Mediterranis – CERM),  la Fundació Catalunya La Pedrera, el Ayuntamiento de Granollers y MN Consultors en Ciències de la Conservació SL.