Investigadores forestales de Cataluña y Canadá han trabajado conjuntamente los últimos tres años en el marco del proyecto Newforests, que se ha centrado en el intercambio internacional de conocimientos. A punto de terminar el proyecto, los principales investigadores de las instituciones participantes se reunieron en Montreal para explorar nuevas posibilidades para el futuro.

Parc Régional de la Forêt Ouareau (Canada). Aitor Ameztegui

Parc Régional de la Forêt Ouareau (Canada). Autor: Aitor Ameztegui, investigador del CTFC y CREAF

Durante los tres años de duración del proyecto Newforests, más de cincuenta investigadores han viajado entre los dos continentes para continuar y enriquecer sus investigaciones. Fruto de este intercambio, se han desarrollado diferentes estrategias en torno a la gestión forestal sostenible, la biodiversidad y la dinámica de los bosques, y se han publicado más de 30 artículos en revistas internacionales, además de capítulos de libros y participación en talleres internacionales.

Además, el proyecto también ha servido para sentar las bases de una plataforma de investigación forestal internacional. Para poderle dar continuidad, se reunieron en Montreal los investigadores principales de las instituciones participantes, el CTFC y el CREAF por la parte catalana, y el Centre d’Étude de la Forêt (CÉF) quebequés.

En este encuentro, los participantes mostraron disponibilidad a repetir este tipo de proyectos y continuar la vinculación de la estrategia de investigación canadiense con la europea. En este sentido, Lluís Brotons, investigador del CSIC en el CTFC y CREAF , ha querido subrayar “las posibilidades que se abren mediante la creación de una unidad internacional conjunta, en torno a los bosques y el cambio global.” Por otra parte, Brotons también hizo hincapié en la “necesidad de sacar adelante grandes proyectos que fortalezcan la investigación sin fronteras”.

En la misma línea, Pierre Drapeau, codirector del CÉF, destacó el éxito de Newforests en el desarrollo de una red exitosa de colaboración científica entre los investigadores de ciencias forestales de Quebec y Cataluña. Sin embargo, Drapeau explica que “la consolidación de este tipo de colaboración requerirá financiación destinada específicamente a apoyar las iniciativas internacionales como Newforests de Quebec y los organismos de investigación canadienses”. El CÉF está dispuesto a trabajar en esta dirección en los próximos años.

Cataluña, con centros como el CTFC y el CREAF, alberga gran parte de la investigación forestal del país y representa un objetivo atractivo para el establecimiento de este tipo de colaboraciones.

En un contexto de cambio global, los bosques se enfrentarán a nuevas presiones y condiciones ambientales. La comparación y la integración de enfoques entre las diferentes regiones del mundo aumentará las posibilidades de anticipar los efectos del cambio global en los bosques del futuro. También permitirá el desarrollo de enfoques de gestión basados ​​en la ciencia que ayudarán a tomar decisiones más inteligentes y adecuadas para los retos a los que se enfrenta la sociedad actualmente.

Para recopilar los principales resultados del proyecto, el CTFC ha realizado un reportaje interactivo disponible en  https://ctfc.atavist.com/newforests